El teatro inclusivo de la FPSC para niños nació en agosto de 2014 en el campo de refugiados sirios de Za’atari en Jordania. Codirigido y apoyado por un grupo de voluntarios sirios, hombres y mujeres, algunos con discapacidades diagnosticadas, éste es un grupo de teatro que pretende hacer frente a la marginación, la intimidación, la auto exclusión y el aislamiento de las personas con discapacidad; cambiar las actitudes de la sociedad sobre la importancia de la inclusión, la participación y el empoderamiento de cada persona; y estimular la esperanza de que cada persona puede desempeñar un papel positivo en la sociedad.

Cada semana, un equipo de 6 voluntarios sirios dirige a 12 niños y niñas de edades comprendidas entre los 8 y 16 años. Algunos de ellos están en sillas de ruedas; otros tienen síndrome de Down; otros, graves dificultades de aprendizaje; otros, parálisis cerebral, pero todos participan dentro de sus capacidades en los juegos y actividades, contribuyendo con sus ideas y respuestas a nuestros proyectos creativos, y finalmente teniendo un papel propio y específico en nuestras actuaciones.

El espacio que queremos crear es un espacio positivo para la inclusión y el ánimo donde cada persona es valorada por lo que es, quiere ser y puede ser. Nuestro objetivo es apoyar a los niños en su desarrollo creativo y social; enseñar nuevas habilidades creativas en el teatro, la música y el arte; y desarrollar sus habilidades para interactuar, comunicarse, trabajar en equipo y asumir un papel activo, apoyando e incluyendo a todos los demás en nuestro grupo.

Nuestras actuaciones también tienen como objetivo demostrarnos a nosotros mismos, a la comunidad y al mundo, lo que cada uno puede hacer, promoviendo el papel positivo y creativo que toda persona, incluido las personas con discapacidad, tiene para hacer de nuestro mundo un lugar mejor y más bello.