Según el informe mundial sobre discapacidad, realizado conjuntamente por la OMS y el Banco Mundial, más de mil millones de personas presentan algún tipo de discapacidad. La mayoría, además, no recibe a una atención médica adecuada ni  dispone de servicios de rehabilitación, especialmente si viven en países de ingresos medios y bajos.

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas ha declarado que las personas con discapacidad deben tener acceso a los servicios de salud apropiados, lo cual incluye atención médica general y servicios de rehabilitación, y no deben ser objeto de discriminación, teniendo asegurada esa prestación de asistencia sanitaria.

En respuesta a estas necesidades, el socio jordano de la FPSC, Al-Hussein Society, junto con la FPSC y la financiación de la AECID trabajan en la ejecución del convenio «Mejora de la integración social de personas discapacidades en Medio Oriente a través de la accesibilidad».

Los objetivos de AHS, materializados en numerosas acciones, son aumentar y mejorar la accesibilidad de los discapacitados en Jordania y Oriente Medio y disminuir los desafíos a los que se enfrentan para alcanzar y mantener una salud óptima y reducir las barreras para una inclusión y participación plena en todos los aspectos de la vida.


Un logro específico ha sido la adaptación de un centro de salud en Mshairfeh (jurisdicción de Zarqa, Jordania), para mejorar la accesibilidad de la población discapacitada, estimada en 58.000-83.000 personas, según estadísticas de la OMS. Sirviendo a una gran parte de la comunidad local, que incluye a los jordanos y a los refugiados palestinos, iraquíes y sirios, esta adaptación pretende mejorar la vida de las personas con discapacidad de una manera positiva y constructiva a través de la mejora de la salud en general, el aprendizaje y la capacidad de prosperar económicamente.

Las reformas se han llevado a cabo con gran éxito. Las instalaciones médicas se han distribuido en una sola planta con múltiples accesos de entrada y salida; cumpliendo con las normas de accesibilidad, se han instalado rampas dentro y fuera del edificio y se han adaptado adecuadamente los sanitarios; y se han diseñado pasamanos para los aseos, rampas y escaleras.

Haciendo más accesible al público el equipamiento médico, se han reducido los niveles de vulnerabilidad y hay un mejor control de la propagación de las enfermedades: un mayor acceso a la atención médica preventiva y a los problemas menores de salud ha facilitado la detección y el tratamiento de enfermedades, evitando complicaciones que pudieran poner en riesgo la vida.

Actualmente las acciones a favor de las personas con discapacidad continúan en Jordania con el fin de mejorar de su integración, salud y autonomía.