Un total de 32 profesores de las 25 escuelas del Patriarcado Latino en Jordania participaron del 25 al 27 de agosto en un curso de supervisores. Situado dentro del marco del Convenio para la Mejora de la Calidad de la Educación en la región, cofinanciado por la AECID, este curso tenía como objetivo seleccionar a 15 profesionales para que se convirtieran en el primer grupo de supervisores de profesores para las escuelas del Patriarcado Latino en Jordania. Los seleccionados para participar tenían que contar con un mínimo de 5 años de experiencia. Las jornadas tuvieron lugar en la Escuela de Educación Secundaria de Fuheiss, cerca de Amán.

Fueron 3 días intensivos, en los que el Padre Imad Twal, director de las Escuelas del Patriarcado Latino en Jordania, y la Doctora Hanan Mdanat, especialista en educación, se encargaron de impartir este dinámico curso. Para ello, se alternaron trabajos en grupo con tormentas de ideas y juegos creativos que consiguieron que todos participaran activamente.

Hasta este momento habían sido supervisores del Ministerio de Educación los encargados de controlar la labor de los profesores, pero en muchos casos no tenían un nivel de conocimientos adecuado. Por esta razón, explicaba la doctora Mdanat, “cada profesor elegido será supervisor en su área de conocimiento ya sean Matemáticas, Árabe, Inglés o Ciencias Naturales”. Además, explicó la especialista, “queremos que los que salgáis elegidos como supervisores no dejéis de enseñar en ningún momento.” “Hay que combinar la tarea de supervisión con la de enseñar para no perder nunca de vista lo que significa ser profesor”. 

El primer día se puso el acento en la filosofía de las escuelas del Patriarcado Latino en Jordania donde alrededor de 13.000 alumnos de distintos credos y orígenes conviven desde pequeños. El Padre Imad Twal aseguró que la educación conjunta es la única forma de luchar contra la ignorancia y apoyar una sociedad respetuosa. Pero al mismo tiempo que hay que mantener esos valores que definen la identidad del colegio, también hace falta adaptarse a los cambios y es aquí donde entra el papel tan importante que juegan los supervisores. “Ellos tienen que ser un apoyo para el profesor que es quien lidera la clase”, agregó el Padre Imad. “Pero a la vez deben ayudarle a adaptarse a los cambios en los métodos de enseñanza”, concluyó. 

De esta forma, se fueron trataron las diferentes Teorías de la Educación y la Supervisión, las experiencias hasta ahora en Jordania, las dificultades con las que se encontrarán y las cualidades necesarias del supervisor. 

Por su parte, George Ghattas del Patriarcado Latino, agradeció la participacion de FPSC y Cooperación Española como donantes en el proyecto. “Necesitamos apoyo exterior y sin su ayuda esto no habría sido posible”, confesó. 

“Escuelas como éstas que apoyan a la comunidad y aglutinan a alumnos de distintos orígenes culturales y religiosos sin barreras ni discriminaciones es lo que hace falta en Jordania”, así comenzó su intervención el Director del Departamento de Escuelas Privadas del Ministerio de Educación, el Doctor Faiez S’oudy. Asimismo aseguró que es muy importante transmitir un mensaje uniforme a los alumnos: “Poco a poco hay que eliminar la brecha que existe entre lo que reciben en sus casas y lo que aprenden en los colegios”. El director de la Oficina Técnica de Cooperación en Jordania, Gregorio Marañón, también acudió a estas jornadas.

Fundado en 1853, el Patriarcado Latino cuenta con 25 escuelas distribuidas por la geografía jordana. Se caracterizan porque a diferencia de otras escuelas privadas, los colegios del PL se encuentran en zonas rurales olvidadas donde consiguen ofrecer una educación de calidad sin distinción de sexo o religión