Como los demás centros educativos de la zona, el Colegio de la Sagrada Familia, construido con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la FPSC, no ha podido abrir hoy sus puertas debido a los bombardeos que el ejército israelí prosigue en Gaza. Ninguno de los alumnos, ni sus familiares, han sido alcanzados por el fuego hebreo, aseguró el Padre Manuel Musallam, párroco de Gaza y director de la escuela, en una conversación mantenida esta mañana con los responsables de la FPSC en Jerusalén. La escuela estaba cerrada cuando la operación empezó y por ahora no ha sufrido daños materiales, aunque esta mañana los proyectiles han caído más cerca. Sí ha sufrido daños materiales la escuela de las Hermanas del Rosario. El bombardeo de un edificio militar palestino que se encuentra cerca de la escuela provocó que algunas ventanas del colegio se rompieran. Los 300 alumnos que estudian ahí fueron rápidamente evacuados. El Colegio Sagrada Familia y la Parroquia sufrieron ya un saqueo en junio de 2007 durante la lucha entre Fatah y Hamas en Gaza.
 
Este bombardeo llega una semana después de la primera visita a Gaza del nuevo Patriarca Latino, Monseñor Fouad Twal, con motivo de la Navidad.