Eduardo Reneses, técnico de Educación en la Oficina Técnica de Cooperación en Jerusalén, visitó ayer el colegio español de Nuestra Señora del Pilar, que se encuentra en el centro del barrio cristiano de la Ciudad Vieja de Jerusalén, y es uno de los muchos centros que toman parte en el Convenio de Mejora de la Educación en el Medio Oriente, cofinanciado por la AECID. Le acompañó en su visita Bárbara Drake, representante de la FPSC en Jerusalén.

 

A su llegada, ambos fueron recibidos por la madre Marta Gallo, directora del Colegio, y pudieron intercambiar algunas palabras en castellano con maestras y alumnas. El colegio del Pilar es el único colegio español que hay en Jerusalén, y se enorgullece de recibir a los más desfavorecidos de la Ciudad Vieja: niñas huérfanas o muy pobres, tanto cristianas como musulmanas.

 

Con esta visita, Eduardo Reneses pudo apreciar la renovación que se hizo en el edificio durante el primer año del Convenio, así como los resultados de las actividades extraescolares que se han llevado a cabo en el segundo año del mismo. Al terminar, quiso sacarse una foto con la directora y alguna de las alumnas beneficiarias, en una de las áreas renovadas por la AECID.

 

 Actualmente, la FPSC está desarrollando otro proyecto en el Colegio del Pilar con apoyo de la Fundación Reina Sofía, para la alfabetización y convivencia solidaria de niñas palestinas desfavorecidas.