La campaña se realizó  del 14 de agosto al 16 de septiembre de 2011.Con el uso de una menor cantidad de substancias químicas se trata de salvaguardar el medio ambiente.

Criar ganado en la reserva es muy popular y en consecuencia se produce una gran cantidad de residuos y excrementos. Normalmente, estos residuos (estiércol) de cerdos, búfalos o vacas son utilizados como abonos orgánicos: estiércol para plantaciones. Sin embargo, los agricultores locales frecuentemente fertilizan estos desechos directamente en plantas y terreno lo que limita su eficacia y genera mayores riesgos para  el medio ambiente, el agua y  los seres humanos. 

Por lo tanto, cómo producir fertilizante compuesto y estiércol antes de utilizarlo en el terreno es muy importante no sólo para proteger el entorno de la población local, sino también para mejorar la utilización de estiércol como fertilizante orgánico.


Lo más importante, ya que este estiércol va ser utilizado para fertilizar directamente las plantas es que el proceso de su putrefacción se complete para evitar parásitos en los productos cultivados que puedan ser consumidos por los humanos.

Se combinaron las técnicas aprendidas con otras técnicas agrícolas para promover la efectividad de las mismas y poder evaluar las sesiones formativas previas. Se realizará un informe en un plazo de dos meses sobre el impacto de las sesiones de formación previamente realizadas.

La formación sobre producción de fertilizantes y compuestos orgánicos es una cuestión realmente práctica y de mucha utilidad para la población local de cara a preservar el sistema de tierras, el medio ambiente y hacer viable el uso de fertilizantes naturales en sus cultivos.