Desde la Fundación queremos dar las gracias a las más de 2.400 personas que os sumasteis a nuestra campaña de Navidad #noestaissolos, enviando vuestro AID MILAD MAYIT (Feliz Navidad en árabe) en forma de vídeo.

Desde terreno, donde la FPSC trabaja en un proyecto de ayuda a familias cristianas perseguidas que se han visto obligadas a abandonarlo todo y se han refugiado en el campo Virgen María de Bagdad*, constatamos la necesidad que tienen de sentirse apoyadas por sus “hermanos” de Occidente. Por ello diseñamos la campaña “Haz llegar tu cariño en Navidad” con el objetivo de hacerles saber, de forma inequívoca, que no están solos, y que cuentan con nuestro apoyo y cariño.

Con las felicitaciones que recibimos editamos un audiovisual y lo enviamos a Bagdad (campo de refugiados Virgen María), a Siria, y Kurdistán.

El audiovisual fue visualizado en Bagdad el 26 y 31 de diciembre, y así nos vieron:

Este vídeo recoge algunos momentos de su visionado por familias cristianas refugiadas en Bagdad durante los días 26 de diciembre, en el salón parroquial de la Catedral Latina de Bagdad San José y Santa Teresa del Niño Jesús, y 31 de diciembre, tras la Misa celebrada por el Nuncio en el campo de refugiados Virgen María de Bagdad.

También recoge los testimonios recibidos del Padre Luis Montes IVE, párroco de la Catedral Latina de Bagdad, que atiende a las familias del campo Virgen María.

___________________

*En la actualidad, miles de familias en Irak que no quieren abnegar de su Fe se ven obligadas a abandonar sus hogares huyendo de de ISIS para evitar ejecuciones sumarias y se encuentran en una situación sobrevenida de dura precariedad.

En este contexto, la FPSC lanzó en diciembre de 2014 su campaña “Irak: un grito de aliento” para aliviar, inicialmente, las necesidades más básicas de las familias acogidas por las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús en un antiguo colegio del barrio chiita de Karrada. Actualmente, estas mismas familias junto con otras, en total más de 130, han sido realojadas en el campo de refugiados Virgen María de Bagdad, y la Fundación sigue trabajando, en coordinación con los responsables del campo, para dar respuesta a las carencias en este campo, que son muchas.