El proyecto de acción humanitaria “Programa de asistencia sanitaria a las poblaciones víctimas de guerra de los barrios precarios de Abobo y Danga Bas-Fond, (Abidjan, Costa de Marfil)” financiado por Comunidad de Madrid, y ejecutado en consorcio con la Asociación Pour Le Développement Social Et Culturel (ADESC) que, desde sus inicios, en 1984, ha considerado la sanidad y la formación sanitaria prioritarias, especialmente en las zonas rurales, ha finalizado a durante el pasado mes de octubre.


Actualmente, y añadido a las consecuencias negativas de la guerra declarada en el país en 2002, muchas zonas de la capital sufren las secuelas de la crisis post electoral de 2010-2011, como los barrios Abobo y Danga Basfond. Abobo ha padecido los combates más intensos, con efectos negativos aún presentes, provocando un gran número de víctimas de guerra y la migración de un elevado número de personas a Danga Basfond, que ha visto triplicarse su población en poco tiempo. A causa de esto, se han desarrollado diversas epidemias y la población hace frente a condiciones de vida infrahumanas y a un elevado nivel de mortalidad, especialmente entre los niños y las mujeres.


En este contexto, la atención médica en esta región precisa ayuda de emergencia, y la FPSC, mediante el proyecto, ha querido dar respuesta a esta necesidad prestando asistencia sanitaria a la población de Abobo y Danga Basfond, en dos locales de estos barrios, con servicios de ginecología y diagnóstico prenatal, atención a adultos y personas mayores, y pediatría.

Durante los 8 meses de la ejecución del proyecto, 9 médicos, 6 enfermeras y 4 farmacéuticos, de lunes a viernes, han prestado la asistencia a más de 4.500 pacientes, mediante una medicación adecuada y un seguimiento a aquellas personas que así lo requiriesen hasta su total restablecimiento.

Asimismo, se ha sensibilizado a la población sobre la prevención de enfermedades infantiles, asegurándose así un desarrollo adecuado para este sector de la población, sobre nutrición e higiene, y sobre el SIDA.

Todas las consultas y los medicamentos han sido gratuitos, lo que ha supuesto una gran ayuda para la población de Abidjan, dada la escasez de medios económicos y la lejanía de los centros de salud existentes en esta región.