Cuando se producen desastres naturales  o conflictos armados se hace precisa la ayuda humanitaria  para salvar la vida, aliviar el sufrimiento y salvaguardar la dignidad humana de los damnificados.

La Fundación, en ocasión de este Día, rinde homenaje a los compañeros y voluntarios de la FPSC y de todas las agencias y organizaciones humanitarias que trabajan en proyectos de ayuda de emergencia, por su gran labor.

La FPSC desarrolla principalmente su actividad de asistencia humanitaria en Jordania, Líbano e Irak con refugiados sirios e iraquíes, dirigida a colectivos vulnerables como el de personas con discapacidad o con necesidad de asistencia para la mejora de la salud mental, a través de la distribución de ayudas a la movilidad, de tratamientos de rehabilitación y fisioterapia, y de tratamiento especializado por equipos médicos formados por psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales.

Tras más de cinco años desde el inicio del conflicto en Siria, el mayor drama humanitario acontecido desde la II Guerra Mundial, con millones de refugiados en países vecinos y desplazados internamente dentro del país, es clamorosa la necesidad de la búsqueda del fin de la guerra por parte de todos los actores involucrados, y mantener el compromiso internacional para proporcionar asistencia humanitaria en origen, garantizando además, corredores humanitarios que garanticen esta acción.

Algunos de los proyectos de ayuda humanitaria de la fundación:

Mejora de las condiciones de vida y la inclusión de los refugiados sirios y jordanos más vulnerables con discapacidad en el Gobernorado de Mafraq, y en los campos de refugiados de Za’atari y Azraq

Ayuda de Emergencia a los refugiados sirios y población de acogida en Líbano para la mejora de la salud mental

Ayuda de Emergencia a las personas con discapacidad de los campos de refugiados en Gaza para asegurar la protección de sus derechos

Asistencia humanitaria a familias iraquíes en el Campo Virgen María de Bagdad