El 14 de octubre se celebró en la escuela del Patriarcado Latino de Jerusalén, en la localidad de Beit Jalla, la finalización del Convenio de Educación financiado por la AECID y que se ha venido implementando en Líbano, Siria, Egipto, Jordania y Territorios Palestinos desde el año 2006.

Este acto de clausura reunió a los representantes de las diferentes instituciones del sector educativo que han participado en las actividades del convenio en Territorios Palestinos, y sirvió para reflexionar y evaluar el trabajo realizado y el panorama presente y futuro del sector.

Durante la sesión mantinal de trabajo se presentaron las diferentes acciones integradas en el convenio y se analizaron las diferentes problemáticas que se han identificado en los últimos cuatro años. Mr. George Ghattas, Vice-director de las escuelas del LPJ, destacó que, gracias a este Convenio, las escuelas del LPJ, que dan servicio a más de 20.000 niños y niñas, han afrontado el reto de mejorar la calidad de sus servicios con una aproximación centrada en el alumno y adoptando una actitud de cambio en la metodología de la enseñanza. Además, se ha aumentado la capacidad de las escuelas con la construcción de dos polideportivos y nueve aulas informáticas, y la ampliación de las infraestructuras de dos escuelas en Jordania y Palestina.

Por su parte, el Doctor Rizek Sleibi, Decano de la Facultad de Educación en la Universidad de Belén, puso de manifiesto uno de los principales problemas a los que se enfrentan las escuelas palestinas: “Según datos del Ministerio de Educación, de los 50.000 profesores que hay en Palestina actualmente en activo, 24.567 no están cualificados para enseñar”. La Univerisdad de Belén ha trabajado durante estos cuatro años para desarrollar un programa de formación de formadores, y la creación de paquetes didácticos con modelos de clases que se han distribuido por las 144 escuelas del distrito de Belén. Actualmente la UB y la FPSC trabajan en un programa de cuatro años, con la colaboración del Ministerio de Educación para crear el primer diploma homologado para profesores en activo no cualificados.

Mr.Gabi Kando, Director de proyectos de la Misión Pontificia en Palestina, explicó las actividades extracurriculares llevadas a cabo durante el Convenio en colaboración con 27 escuelas de las zonas de Ramallah, Jerusalén y Belén: “El objetivo era conseguir que los niños pudieran disfrutar de actividades diferentes, creativas y que les proporcionara la oportunidad de pasar más tiempo en la escuela haciendo algo educativo antes que volver a casa y pasar las tardes en la calle”. Clases de canto, baile, torneos de fútbol y baloncesto, exhibiciones científicas, son algunas de las actividades realizadas.

En conjunto, y como expuso la Representante de la FPSC en Territorios Palestinos, Doña Bárbara Drake: “Tras esto cuatro años de trabajo hemos conseguido crear un ámbito de discusión y colaboración entre los principales actores del sector: Escuelas, ONG, Universidades, Ministerio y UNRWA. Debemos seguir trabajando en esta dirección y mantener nuestro compromiso para con la infancia palestina”.