El pasado 10 de diciembre del 2012, el equipo de FPSC en Beirut, formado por Alain Kiwan y Alberto Bocanegra, junto con miembros del Centro de Migrantes de Caritas Líbano se desplazaron al Valle de la Beqaa para hacer una evaluación de necesidades de los desplazados sirios que hay allí, pudiendo constatar de primera mano las carencias y sufrimientos a los que se ven sometidos: mujeres embarazadas, niños y ancianos viviendo en pequeñas chabolas, en medio de terrenos enfangados, sin acceso a las más mínimos condiciones de salubridad, y en condiciones infrahumanas que dejan de lado el concepto de dignidad al que todo ser humano tiene derecho.

 

 

La FPSC, gracias a la financiación de la AECID, actualmente está respondiendo a la emergencia en Siria a través de ayuda médica, apoyo psicosocial y distribución de Non Food Items (NFI) en Damasco, junto con su contraparte Caritas Siria. Asimismo, en partenariado con Yadan bi Yad, y en el marco del Convenio “Mejora de la integración de las personas discapacitadas en Oriente Medio a través de la Accesibilidad en Líbano, Siria, Jordania y Egipto”, desarrolla acciones en favor de las personas discapacitadas en la ciudad de Aleppo. Además, la FPSC participa activamente en el sistema coordinación de ACNUR de ayuda de emergencia para los refugiados sirios junto a CMCL, de cara a poder ofrecer una respuesta a las necesidades identificadas.