El día 15 de mayo fue inaugurado en Aqaba, única ciudad jordana con vistas al Mar Rojo, el Centro «Nuestra Señora de la Paz», creado para la atención de personas con necesidades especiales.

La construcción del centro fue financiada por la Fundación Reina Sofía, en colaboración con el Patriarcado Latino en Jordania, en el marco de un proyecto iniciado en 2008.

Estuvieron presentes entre los invitados el Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Fouad Twal, el Obispo auxiliar de Jordania, Mons. Salim Sayegh, el Gobernador de Aqaba, el Príncipe Ra’ed de Jordania, el Director del Higher Council for Disabilities jordano y diversos representantes de organismos públicos de este país, como el Ministerio de Educación y el Ministerio de Desarrollo Social.

 

También estuvieron presentes los representantes de la FPSC, Marco Rotunno, expatriado de la FPSC en Jordania  y Jumana Trad, Patrono de la FPSC, así como representantes de otras organizaciones no gubernamentales que colaboraron en la construcción del Centro.

Tras la visita de las instalaciones, tuvo lugar una conferencia inaugural, que contó con la presencia de los más importantes medios de comunicación nacionales jordanos.

 

 

En su discurso, el Director del centro Nuestra Señora de la Paz en Ammán, Majdi Dayaat, explicó qué servicios ofrecerá el Centro en esta provincia de Aqaba, donde el número de personas con discapacidad es muy alto.

Durante su discurso, el Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Fouad Twal, hizo hincapié en la necesidad e importancia de cuidar de las personas con discapacidad, que necesitan apoyo para aumentar su confianza y facilitar su integración en la sociedad. Este es el objetivo de un Centro que está ubicado en un lugar estratégico por su carácter de encrucijada religiosa y cultural: los trabajadores del Centro son cristianos y musulmanes, y las personas que reciben los servicios sanitarios y sociales también pertenecen a las dos religiones.

 

Fue una jornada muy importante donde se contó con la presencia de los beneficiarios, una niña ciega de alrededor de 10 años hizo un discurso de agradecimiento muy emotivo, se pudieron ver escenas como las de dos gemelos bebes discapacitados acompañados por su madre que llevaba un velo integral. Todo el mundo se mostraba entusiasmado con el nuevo Centro, un Centro que para la ocasión se encontraba limpio, bien ordenado y bien organizado.

El Centro «Nuestra Señora de la Paz» viene a cubrir muchas necesidades en la zona y tiene un papel único. Se espera una alta demanda de los servicios ofrecidos lo que podría originar, en poco tiempo, la necesidad de dotar al  Centro de mayor espacio y de la incorporación de nuevos educadores.

El Imán de la zona realizó un discurso en la inauguración agradeciendo mucho los servicios del centro. De hecho, como ha repetido más de una vez el Patriarca, ha sido un proyecto común, con un consejo de administración que cuenta con participación de musulmanes y cristianos y el consejo social de la ciudad que les cedió el terreno.