La investigación y el trabajo con aguas residuales es un tema de gran actualidad en países donde el derecho humano al agua no es una realidad. En Palestina, una serie de circunstancias vinculadas a la climatología, el régimen de precipitaciones escasas y la alta extracción de recursos hídricos de los que deberían abastecerse Gaza y Cisjordania, hace que este derecho no sea accesible, llevándose a cabo desde hace tiempo diferentes iniciativas dirigidas a enmendar este aspecto.

FPSC tiene una larga experiencia de trabajo en la zona, apoyando a sus socios locales para contribuir al acceso efectivo al agua, especialmente la que se emplea para el desarrollo rural. En este contexto, se trabaja en diferentes proyectos, en el que destaca el convenio que se desarrolla junto con PARC y que financia AECID: “Desarrollo rural sostenible y equitativo en Cisjordania, incluyendo la puesta en uso y la gestión responsable de tierras y recursos hídricos para pequeños y medianos agricultores”.

Una de las actividades realizadas en este final de año ha sido la celebración un seminario en el que han intervenido expertos locales del sector, en total, nueve ponencias, y han participado 150 personas: representantes tanto de municipalidades interesadas, como otras asociaciones de la sociedad civil y representantes de diferentes ministerios como el de Turismo y la Autoridad de Calidad Medioambiental, así como universidades. Esta diversidad de actores ha supuesto un rico intercambio de experiencias desde un punto de vista interdisciplinar, además de ser un claro ejemplo del interés que este tema suscita en la región.

Palestina es una región eminentemente rural, con limitado acceso a los recursos hídricos. Por este motivo, el tratamiento de aguas residuales es una prioridad para las autoridades, ya que a mayor cantidad de agua disponible para riego, mayor incremento de las cosechas y mejora medioambiental considerable al reducir el vertimiento directo de agua sin tratar al mar o áreas abiertas.