Preocupados por las consecuencias que la inestabilidad política de la zona acarrea para algunas minorías, la FPSC se ha propuesto retomar el trabajo en el sector de la atención a los refugiados, en el que ya ha implementado numerosas intervenciones, tiempo atrás. El primer paso de esta nueva estrategia a favor de los más desfavorecidos ha sido un proyecto de atención a los iraquíes refugiados en Siria, financiado por la AECID en su convocatoria de proyectos de este año.


Siria alberga el mayor número de los 4,7 millones de iraquíes que han huido de su país, que se estima en 1,5 millones. Este colectivo es víctima de graves abusos contra los derechos humanos. El presente proyecto pretende apoyar a los refugiados iraquíes a ejercer su derecho a la salud, educación y a  condiciones de vida dignas, a través de Caritas Siria.  Para aliviar esa situación, se pretende ofrecer enseñanza preescolar (kindergarden) y apoyo escolar a niños y niñas de los grados 9 y 12, y capacitación profesional e idiomas a jóvenes vulnerables; también se ofrecerá atención primaria y especializada de salud, con prioridad a los grupos más vulnerables; finalmente, se ofrecerá apoyo psicosocial y se distribuirán productos de uso doméstico para mejorar la calidad de vida del colectivo de refugiados iraquíes titular de derechos.


El proyecto se inició el 1 de Noviembre. Las actividades comenzaron según lo planificado, y las primeras noticias del terreno reflejan una satisfacción por parte de los beneficiarios.

Para conocer más a nuestro socio local, su personal y sus centros, así como para ver de cerca el desarrollo del proyecto y conocer a los refugiados que participan en las actividades, Enric y Alain viajaron el martes a Damasco. La situación, por el momento, permite el desplazamiento entre Beirut y Damasco con seguridad.