El pasado día 7 la AECID publicó en su web el listado de proyectos aprobados dentro de la convocatoria 2011 encontrándose entre ellos el que la Fundación presentó para Siria.  

La FPSC cumple así un objetivo que perseguía desde hace tiempo de trabajar con refugiados iraquíes. 

Los datos del proyecto que a continuación se relacionan están supeditados a la reformulación impuesta por la AECID, todavía pendiente.

La duración prevista del Proyecto es de quince meses con inicio previsto en el mes de septiembre de este año y finalización en noviembre de 2012.

El socio local es Caritas Syria que, al igual que nuestro socio palestino Caritas Jerusalem, forma parte de la red Caritas Internationalis.

Ocho años después de la invasión de Irak, la violencia y la inseguridad han provocado uno de los mayores movimientos de refugiados desde 1948. Según ACNUR, más de 4,7 millones de iraquíes han huido de su país. Siria alberga el mayor número de ellos, 1,5 millones. Este colectivo es víctima de graves abusos contra los derechos humanos.

El presente proyecto pretende apoyar a los refugiados iraquíes en el ejercicio de su derecho a salud, la educación y la vida digna. FPSC y Caritas Syria han identificado las siguientes necesidades:

1) Salud: los refugiados iraquíes en Siria recibieron atención médica gratuita en los hospitales públicos hasta finales de 2005, momento en que las autoridades sirias impusieron restricciones por el aumento de los costos. Nuestro proyecto pretende ofrecer atención médica primaria, secundaria y/o terciaria a 500 refugiados iraquíes en el período de un año.

2) Educación: Siria ofrece educación gratuita a los niños y niñas iraquíes (estimados en 33.000). Pero este grupo de titulares de derechos afronta dificultades como problemas psicológicos, clases perdidas, y largos desplazamientos, que a veces ocasionan incluso que muchos de ellos abandonen la escuela para trabajar de modo ilegal y en condiciones muy precarias y aliviar así la situación económica de su familia. El proyecto ofrecerá por lo tanto, clases de refuerzo a 60 estudiantes, y cursos adicionales a otros 480.

3) Condiciones de vida: La situación de trauma por lo sufrido en Irak unido a la prolongada estancia incrementa la vulnerabilidad de un colectivo titular de derechos que no puede acceder al mercado laboral, que ve desaparecer sus ahorros y que depende cada vez más ayudas económicas esporádicas. El presente proyecto quiere aliviar esa situación ofreciendo enseñanza preescolar (kindergarten) a 20 familias, apoyo psicosocial a 90 jóvenes refugiados y asistencia material en forma de productos básicos a 250 familias.

Caritas Siria lleva trabajado en cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria desde su establecimiento en el país en 1968. En los últimos años, y ante la crisis humanitaria provocada por el desplazamiento masivo de ciudadanos iraquíes en la región de Oriente Medio y en especial en Siria, Caritas ha centrado su actuación en este colectivo. Sus actividades principales son el apoyo educativo, la capacitación profesional dirigida a jóvenes vulnerables, el apoyo psicosocial, la atención primaria de salud y atención especializada, la provisión de alimentos y ayuda no alimentaria (mantas, ventiladores, utensilios de hogar) a los colectivos más vulnerables y en riesgo de exclusión. Todas estas actividades las desarrolla con el apoyo de ONGD y agencias internacionales, tales como UNHCR, UNICEF, Tierra de Hombres, CRS y algunas Caritas de países europeos (Austria, Francia) y de los Estados Unidos (CRS), así como algunas Embajadas extranjeras acreditadas en Siria.