El 8 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, y la FPSC, un año más, ha querido unirse a esta celebración, rindiéndoles homenaje.

Uno de los objetivos corporativos de la Fundación es favorecer la promoción de la mujer en todos los sectores y actividades, para incrementar su participación social y para incentivar su acceso a la toma de decisiones. Sólo de esta forma se logra un verdadero desarrollo en el mundo.

Un ejemplo de ello es el proyecto «Programa de formación de formadores en género dirigido a agentes de desarrollo local» que Macarena Cotelo, Directora de Proyectos de la FPSC, presentó como ponente en el encuentro «Participación de las mujeres en la vida pública en los países del Norte de África y Oriente próximo» organizado conjuntamente por la Cooperación Española y el Programa MENA-OCDE, el pasado 5 de marzo, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer.

Este proyecto, que la Cooperación Española financió, y que se desarrolló durante los años 2001-2004, trató de abordar una laguna y deficiencia crónica en cuanto a conocimientos y competencias en materia de género y desarrollo en la región árabe. El programa se dirigió a las ONG de toda la región Machreq/Magreb Árabe, y se elaboró un Material de trabajo sobre género y desarrollo, teniendo en cuenta el contexto y las necesidades locales de todas ellas.

Desde sus comienzos, la FPSC incorpora en sus proyectos un componente de género como parte esencial de los mismos, para lograr una participación equitativa de hombres y mujeres. Pero además muchas de sus intervenciones se dirigen exclusivamente al empoderamiento de la mujer. Así, en la actualidad, la FPSC desarrolla tres proyectos en Líbano, Guatemala y Kazajstán para la capacitación de la mujer, con el fin de que puedan incorporarse al mercado laboral y al proceso productivo, también mediante la creación de microempresas.

“Fortalecimiento de los impactos sociales y económicos de las mujeres libanesas en las zonas rurales, a través del desarrollo del turismo y la microempresa”, cuyo objetivo es contribuir a la emancipación y el papel económico de la mujer, y frenar la fuerte corriente migratoria, a través de la creación de empleo en el sector turístico. Financiado por la Fondazione Terzo Pilastro – Italia e Mediterraneo, el proyecto contempla un amplio programa de capacitación profesional.

Además, gracias a financiación de la Conferencia Episcopal Italiana, están en marcha dos proyectos, el primero, «Get Trained, Get Employed», dirigido a mujeres jóvenes kazakas de escasos recursos, de entre 16 de 19 años, que estudian la especialidad en el sector servicios (Hostelería, Restauración y Catering) en liceos profesionales. Se pretende fortalecer y ampliar las habilidades profesionales de las estudiantes para favorecer su inserción en el mundo laboral, y ellas mismas sean transmisoras de los conocimientos y valores adquiridos durante su formación.

El segundo, que ha comenzado recientemente, “Mejora de las capacidades productivas y empresariales de mujeres indígenas en situación de pobreza en tres departamentos de Guatemala para su incorporación al proceso productivo con productos artesanales de calidad”, pretende para ayudar a las mujeres indígenas en situación de pobreza a su incorporación al mercado laboral, mediante la capacitación en hostelería; panadería comercial; repostería comercial; dulces típicos; jaleas y mermeladas; textiles (corte y confección, tejido en telar de cintura, bordados) en el Centro de Capacitación Las Gravileas. También se ofrecerá capacitación en gestión empresarial.

 

 

 

Ver galería de fotos: