La FPSC colabora con los Siervos de la Caridad desde 2006, el nuevo Hogar se construye con materiales fabricados in situ, de ahí que los Siervos de la Caridad nos hayan enviado con gran orgullo las fotos de los bloques de mortero, hechos con la tierra de Bateke.

Las fotos muestran también el levantamiento de los tabiques y pilares. Si todo marcha conforme a lo previsto, las obras habrán terminado antes de final de abril.

Los niños que vivirán en este hogar son huérfanos, o niños excluidos de la sociedad por su deficiencia psíquica, o bien niños abandonados que han adquirido la discapacidad a causa del cruel modo de vida en las calles de Kinshasa.


Por medio del contacto con la naturaleza, y el aprendizaje de técnicas agrícolas adaptadas a la capacidad de los jóvenes, los Siervos de la Caridad aspiran a otorgar a estos muchachos un papel en la sociedad.

Don Guanella, Fundador de los Siervos de la Caridad,  junto con S. Juan Bosco y S. Luis Orione, pertenece a ese grupo de hombres que, en la época del desarrollo industrial de Italia, dieron vida a obras de caridad dedicadas a afrontar nuevos tipos de pobreza.

Una de las intuiciones de Don Guanella fue permitir a los discapacitados psíquicos entrar en contacto con la naturaleza y con las labores del campo, para facilitarles su propio desarrollo, sabiéndose útiles y siéndolo realmente. La Cité Guanella, situada en la meseta de Bateke, se inspira en este planteamiento educativo, que ha dado fruto en el Congo, al igual que en otros países de diversos continentes.