El pasado 13 de mayo la FPSC celebró en Roma, en el hotel NH Giustiniani, un nuevo desayuno de trabajo con embajadores y periodistas, bajo el título “Un Papa latinoamericano en Tierra Santa”, coincidiendo con el cincuenta aniversario de la significativa peregrinación a la región de Pablo VI en 1964, la primera de un pontífice en tiempos modernos, y con la próxima visita del Papa Francisco, que se iniciará el 25 del presente mes.

El encuentro estuvo organizado por Mediatrends y la FPSC.

Se contó como relator principal con el Embajador de Israel ante la Santa Sede, Zion Evrony, que consideró que el viaje del Papa Francisco a su país será muy positivo y dará un fuerte impulso al diálogo interreligioso y a la paz en la región, principalmente considerando el hecho de que vaya acompañado por un líder religioso musulmán y un rabino, lo cual, al estar representadas en este hecho las tres religiones monoteístas, tendrá en Tierra Santa un impacto fundamental.

El embajador consideró que la experiencia personal de cada Papa influye en la relación, estilo y naturaleza de la visita, y que el Papa Francisco ya había creado relaciones con la comunidad judía en Argentina, participando además en un programa televisivo junto al rabino Skorka. Asimismo, fue testimonio de dos ataques en Argentina, uno a la embajada de Israel y otro a la mutual judía, y siempre tuvo un sentido de empatía, identificándose con el sufrimiento de pueblo judío, y mostrándose contra el terrorismo, del uso de la violencia en nombre de la religión y en nombre de Dios.

Sobre el proceso de paz, destacó que el actual Papa es un grandísimo líder espiritual, un mensajero de paz y tiene como tema central de sus discursos y homilías la lucha por la paz. El diálogo con los líderes religiosos en Israel será muy importante, ya que ellos son quienes pueden ayudar a reducir la animosidad que existe entre las dos partes en conflicto, y contribuir a construir puentes.

Por lo que se refiere al diálogo interreligioso, cumplidos cincuenta años del documento Nostra Aetate, afirmó que la visita traerá resultados positivos, y la calificó como “una oportunidad para buscar nuevos modo para mejorar la relación de diálogo”.