El pasado 2 de marzo, la FPSC junto con Agricultural Development Association (PARC) y una delegación de la Oficina Técnica de Cooperación en Jerusalén presentaron los cursos de formación del nuevo convenio de desarrollo rural “Desarrollo rural sostenible y equitativo en Cisjordania, incluyendo la puesta en uso y la gestión responsable de tierras y recursos hídricos para pequeños y medianos agricultores”, que financia la AECID, en las oficinas del Gobernador de Qalquiliah.

Al evento asistieron, además del Gobernador de esta localidad, el director general del Ministerio de Agricultura en Qalquiliah, el alcalde de Kufur Thult, quien hizo una presentación sobre el éxito que ha supuesto para su localidad el desarrollo del Convenio de la FPSC que ha finalizado recientemente, y varias delegaciones de las localidades de este gobernorado que se beneficiaran del presente Convenio.


Este Convenio tiene como objetivo el desarrollo rural sostenible y equitativo en Cisjordania mediante un enfoque que incluye la puesta en uso y la gestión responsable de tierras y recursos hídricos con la participación activa de todos los actores relevantes en el sector agrícola. Los beneficiarios se encuentran las áreas de Tulkarem y Qalquiliah, afectados seriamente por el trazado del muro de separación con Israel, que ha generado la pérdida de gran parte de sus tierras fértiles y recursos hídricos (hay más de 33 pozos de agua detrás del muro de separación), y en consecuencia les ha privado de su principal fuente de ingresos, que está ligada a la agricultura.

Para ayudar a mejorar esta situación, se contemplan las siguientes líneas de intervención:

  • Incrementar la producción agrícola en los gobernorados de Qalquiliah y Tulkarem mediante la conversión de zonas baldías en terrenos de regadío.
  • Incentivar buenas prácticas medioambientales en las comunidades objetivo, promoviendo el uso de fuentes de agua alternativas (recolección de agua de lluvia y tratamiento de aguas grises), la puesta en marcha de iniciativas piloto de sistemas de riego mantenidos con energías limpias (fotovoltaica), el uso de especies agrícolas resistentes al bajo consumo de agua, de abonos ecológicos, etc.
  • Mejorar las capacidades institucionales de agricultores y cooperativas en las comunidades objetivo para asegurar su viabilidad y sostenibilidad a medio y largo plazo, y garantizar procesos justos y equitativos en la cadena de valor de los productos agrícolas.
  • Fomentar el empoderamiento de las mujeres en las comunidades objetivo, mejorando su nivel socioeconómico y sus capacidades empresariales e institucionales mediante su incorporación al proceso productivo con equidad.