Dakhla, región situada en Sahara Occidental y que se encuentra en la actualidad bajo dominio marroquí, presenta una situación de emergencia permanente, generada por el aumento de la población procedente de Marruecos y por una escasa actividad económica. El resultado es un alto porcentaje de paro y una insuficiencia de recursos materiales que satisfagan las necesidades básicas.


En este contexto, la extrema pobreza hace imposible prestar asistencia a la población discapacitada. Por ello, la asociación marroquí-saharaui “Asociación de Discapacitados de Dakhla”, con la que colabora la Iglesia Católica, trabaja desde el año 2000 para dar respuesta a las necesidades de atención terapéutica a niños que sufren algún tipo de discapacidad o minusvalía, ayudándoles de esta forma a su integración social.

En el Centro trabaja un equipo de enfermeros y sanitarios, todos ellos voluntarios, que se ocupan de la atención de la población infantil de hasta 12 años de edad, sin discriminación alguna por razón de etnia, credo religioso, etc.

Actualmente, el Centro atiende a 60 niños con diversas discapacidades: físicas, auditivas, intelectuales, etc. La mayoría de los niños que acuden al Centro para recibir rehabilitación tienen entre 2 y 4 años, y generalmente, pertenecen a familias con muy pocos recursos económicos, que no alcanzan a pagar los 10 dirhams (1 euro) que les costaría ir y venir al Centro en taxi. Por ello, el equipo sanitario trabaja también directamente con sus madres para que aprendan a realizar la rehabilitación de sus hijos en su propia casa, garantizando así una mayor continuidad en el tratamiento.

La Fundación Promoción Social de la Cultura está colaborando con el Centro a través de la organización de las estancias de voluntarios médicos especialistas que ayudan en el diagnóstico de los nuevos pacientes y en la identificación de las necesidades existentes. Por otra parte, la ayuda recibida del Pontificio Consiglio Cor Unum para este proyecto está destinada a la compra de sillas de ruedas y el material necesario para fabricación de escayola. Concretamente, con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, ya se han distribuido doce sillas de ruedas a beneficio de los pacientes, menores de edad, del Centro.

Además, dentro de las actividades contempladas en este proyecto, también está prevista la visita de los oftalmólogos que se desplazarán desde España para poder diagnosticar problemas de vista entre los pacientes del Centro y empezar el tratamiento de acuerdo a las necesidades de los mismos.