Tras el atentado con bomba que el pasado 23 de marzo dejó un muerto y decenas de heridos cerca de la Estación de autobuses de Jerusalén, la situación se complica para la población de la franja de Gaza que ya vuelve a encontrarse bajo bombardeo israelí casi a diario.

«Volvemos a estar en el mismo punto en el que nos encontrábamos en 2008 justo antes de que comenzara la operación Plomo Fundido», comenta Yasser Toshtash coordinador del proyecto que implementa la FPSC junto al Patriarcado Latino de Jerusalén  en Gaza financiado por la AECID, «Apoyo a la rehabilitación psicosocial de la infancia y el entorno familiar afectados por la Guerra en la Franja de Gaza».

Y es que desde septiembre de 2009  a través de actividades deportivas,  musicales y psicoterapéuticas que se desarrollan en  colegios y centros cívicos, más de 5.000 niños de Gaza se enfrentan a los efectos traumáticos derivados del miedo y la tensión constantes que provoca vivir en zona de  conflicto permanente.


Desde hace una semana la aviación israelí realiza incursiones nocturnas en la franja que ya han dejado varios muertos y heridos, entre ellos varios menores que jugaban un partido de futbol a la puerta de su casa. La situación se complica a medida que crecen las tensiones entre Hamás (Organización terrorista que desde 2007 controla la franja de Gaza y que ya se ha constituido en un gobierno paralelo a la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania) e Israel.

Por su parte, grupos armados palestinos en Gaza como la Yihad Islámica continúan lanzando cohetes Grad que impactan en Territorio Israelí, situación que no deja de recordar a los días previos a la operación militar Plomo Fundido.

La población de las ciudades cercanas a la frontera con Gaza como Ashdod, Ashkelon y Beersheva se encuentra sumidas en el miedo debido al impacto de  más de doscientos cohetes Grad en lo que va de semana.

 «Otra guerra en Gaza sería desastrosa para estos niños, que sólo ahora empiezan a liberarse de sus miedos», advierte Darwish Abu Sharkh, director  del Elamar Rehabilitation Society en Rafah (Franja de Gaza). La última operación militar israelí dejó alrededor de 1.400 muertos palestinos en menos de un mes.