La FPSC ha recibido el encargo de mejorar las condiciones de vida de sirios con discapacidad refugiados en el sur de Jordania, a través de un programa de distribución de ayudas técnicas (sillas de ruedas, muletas, etc.) y de un programa terapéutico de fisioterapia.

Ambos programas serán financiados por las Naciones Unidas, a través del Fondo de Respuesta a Emergencias de OCHA.

En Jordania hay actualmente más de más de 500.000 refugiados sirios. El 30% de ellos, o sea, unas 150.000 personas, viven en campos de refugiados y reciben asistencia humanitaria por parte de ACNUR y de las diversas ONGs que trabajan en los campos, como la propia FPSC.

Sin embargo, los restantes 350.000 se encuentran distribuidos a lo largo y ancho del país, refugiados en aldeas, pueblos y ciudades, alojados entre la comunidad de acogida, y muchas veces fuera del alcance de los servicios humanitarios y asistenciales.

A estos es a los que se dirige específicamente la intervención de la FPSC financiada por OCHA.

Este proyecto, que la FPSC implementará con el apoyo de uno de sus socios en Jordania, AHS, se complementa con otras intervenciones análogas que la FPSC está poniendo en marcha con el apoyo de la AECID en los distintos países afectados por el conflicto (Siria, Líbano y Jordania).

La Guerra de Siria es un conflicto bélico derivado de la denominada Primavera Árabe, que enfrenta a los oponentes al gobierno dirigido por Bashar al-Asad y el ejército regular sirio. En Mayo de 2013, tras dos años de conflicto, el número de muertos se calcula en torno a los 80.000