El escenario a un lado y el público al otro, empieza la acción. Gestos, diálogos, sonidos y expresividad, sobre todo, mucha expresividad. ¿Qué mejor que una obra de teatro para contar historias y transmitir conocimientos? Y si no que se lo pregunten al Dr. John Somers, profesor de la Universidad de Exeter en Inglaterra, que hace unas semanas impartió cursos de drama a varios profesores del área de Belén.

«La idea es que los maestros utilicen el teatro para ayudar a los niños con dificultades en el aprendizaje a asimilar los conocimientos y de esta forma, seguir las clases con normalidad». Las técnicas son fáciles, sólo hace falta estar abierto a nuevos métodos de enseñanza.

Los participantes en este taller de drama fueron profesores de primaria y secundaria de las escuelas que forman parte del Convenio «Mejora de la Calidad de la Educación Primaria y Secundaria en Territorios Palestinos», que está financiado por la AECID y que implementa la Universidad de Belén junto con la Fundación Promoción Social de la Cultura (FPSC) en Cisjordania.

Durante una semana, el Dr. Somers abrió nuevos horizontes a los maestros, que desarrollaron nuevas habilidades para llamar la atención de aquellos alumnos que más ayuda necesitan a la hora de seguir las clases. «Son técnicas estupendas que no sólo van a contribuir a que mis alumnos se interesen más por la materia, sino que realmente vamos a conseguir que se impliquen en el desarrollo de su propio aprendizaje», aseguró uno de los profesores que asistieron al Taller de Drama.

Por su parte, Brother Robert Smith, Vice-Presidente de Asuntos Académicos de la Universidad de Belén, expresó su entusiasmo ante estas nuevas técnicas de enseñanza, que se enmarcan en el ámbito del Convenio dedicado a la Educación Especial, campo todavía inexplorado en Territorios Palestinos.