El viernes 4 marzo en Amman, cerca de tres mil jordanos participaron en una manifestación para pedir reformas políticas, entre las cuales destaca la disolución de la Cámara Baja del Parlamento recién formado por el Rey después de varias manifestaciones, que pedían el cambio del precedente gobierno corrupto.

La protesta se desarrolló después de la oración de las 12,00 cerca de la mezquita de King Hussein, ubicada en el centro de la capital.

La manifestación fue convocada por el Frente de Acción Islámica (IAF), el brazo político de los Hermanos Musulmanes de Jordania, así como por un partido izquierdista. Estos grupos ya habían boicoteado las elecciones legislativas de noviembre 2010.

Los manifestantes también expresaron su apoyo a la rebelión que se está llevando a cabo en Libia.


La manifestación estuvo rodeada de fuertes medidas de seguridad, porque el viernes anterior hubo 8 heridos debidos a enfrentamientos entre los que quieren derogar el Parlamento y los que apoyan al Rey (la mayoría de los jordanos).

Esta vez participaron los partidarios del Rey, separados de los demás por la policía.

En los últimos días había habido una serie de manifestaciones políticas en Amman y en otras ciudades del país (por ejemplo en la Universidad de Irbid), pero no de la intensidad de las que han tenido lugar en Túnez, Egipto y Libia. De todas formas, se trata del séptimo viernes consecutivo en el que se organizan manifestaciones con una participación cada vez mayor.