Ese día los Franciscanos están de enhorabuena. Celebran el día del Fundador de la Orden, San Francisco de Asís, cuyos viajes a Oriente Medio y Tierra Santa durante la época de dominación islámica que sucedió al periodo cruzado, le valieron la responsabilidad de custodiar los Lugares Santos.

En 1342 una Bula Papal convertía a los Franciscanos en Custodios de Tierra Santa. Años atrás, las Cruzadas se habían perdido y Jerusalén volvía a quedar en manos de los musulmanes. Desde entonces y hasta hoy, casi ocho siglos después, la presencia ininterrumpida de los Franciscanos en Tierra Santa es un hecho innegable.

Con decenas de escuelas repartidas por toda la geografía israelí y palestina, los franciscanos ofrecen educación tanto a árabes cristianos como a musulmanes.

La FPSC ha implementado proyectos de cooperación con la Custodia Tierra Santa desde hace dos décadas. Durante el antiguo Convenio de Educación, los Colegios Tierra Santa de Jerusalén, Belén y Jericó formaron parte de las escuelas beneficiarias.

De tal forma que en el nuevo Convenio de Educación ambién financiado por AECID e implementado por la Universidad de Belén, se incluyen entre las 50 escuelas beneficiarias, los colegios de Tierra Santa de Jerusalén y Belén. Además, un programa financiado por la CAM ha rehabilitado y ampliado las instalaciones del Colegio Tierra Santa para niñas en Belén.