Convenio: Generar resiliencia en el medio rural en Etiopía frente a los desastres naturales y/o causados por el hombre, promoviendo un desarrollo rural sostenible, con igualdad de género y fortaleciendo tejido comunitario en la Región Somali, de alta vulnerabilidad a la seguridad alimentaria

Los efectos del cambio climático y los desastres naturales, así como los conflictos internos, limitan el acceso de la población rural a los recursos y las capacidades que les permitan hacer frente a las hambrunas recurrentes.

Mediante este Convenio, Promoción Social, en consorcio con la ONG Rescate y con dos socios locales ECC-SDCOH (Ethiopian Catholic Church – Social Development and Cooperation Office of Harar) y Havoyoco, trata de contribuir a la reducción de la pobreza 5 Woredas de la Zona de Fafan, de la región Somalí, en Etiopía, y en un total de 17 kebeles, mediante el fortalecimiento del acceso de los titulares de derechos a medios de vida resilientes y sostenibles y la reducción de las desigualdades de género.

Las actividades previstas pretenden asegurar, de una parte, la disponibilidad de recursos productivos y una ordenación sostenible de los mismos, mediante la dotación de infraestructuras de captación, distribución (irrigación) y almacenaje de agua de lluvia y subterránea para uso agrícola; la formación en uso de técnicas de producción agrícola eficientes y sostenibles (intercropping, agroforestería, vermicultura), y la dotación de insumos de calidad (semillas mejoradas, biofertilizantes) y maquinaria agrícola adaptada; y la introducción de especies animales, mejora de salud animal, conservación de pastos y bancos de forraje, para el incremento de la producción ganadera y lechera.

Otro aspecto en el que incide el convenio es la recuperación de forma sostenible del medio ambiente local frente a los impactos del cambio climático y los desastres naturales, a través de la disminución de la erosión, con medidas físicas, biológicas y mecánicas; la recuperación de áreas degradadas, gracias a campañas de reforestación con especies autóctonas y otras técnicas; y el aumento de la biodiversidad, reintroduciendo especies adaptadas, con la creación de un vivero y un banco de semillas.

Además, se trabaja para el fortalecimiento de la calidad del tejido comunitario, mejorando sus capacidades de gestión y una mayor sensibilidad en cuestiones ambientales, mediante el fortalecimiento y/o creación de comités de gestión comunitaria; la mejora de las capacidades en gestión para cooperativas y comités, y facilitación de recursos; el Intercambio de experiencias entre woredas para compartir lecciones aprendidas; y la sensibilización en gestión sostenible del medio ambiente.

Finalmente, entre las actividades existen medidas para asegurar la formación y el acceso de las mujeres a los recursos productivos, y su incorporación a los comités y cooperativas locales, para lograr una mayor participación en la toma de decisiones. Estas acciones se verán apoyadas por sesiones de sensibilización sobre género en las comunidades.