Mejora de la salud básica y fortalecimiento de las capacidades productivas de las comunidades rurales del Altiplano boliviano

Este proyecto pretendía mejorar el poder adquisitivo de las familias mediante la incorporación de nuevos sistemas de producción, que se adapten a la cultura local y que sean fácilmente sostenibles a largo plazo.

Para ello se construyeron 120 invernaderos asignados a partes iguales a mujeres y hombres que permiten a las 120 familias beneficiarias incrementar el volumen de producción y consumo de hortalizas.

Esta acción se reforzó con tres cursos de 4 horas cada uno dirigidos a los beneficiarios, que les capacitaban para mantener y gestionar su invernadero de forma independiente en el futuro.

Los invernaderos en funcionamiento están permitiendo a 120 familias beneficiarias incrementar el volumen de producción y el consumo de hortalizas en su alimentación, así como iniciar una línea de comercialización de estas producciones con mejor calidad y aceptación en el mercado.

Las 60 mujeres beneficiarias directas son propietarias de sus invernaderos a través de un documento de propiedad, lo que sin duda contribuye a mejorar su situación y a potenciar sus capacidades.