En un acto celebrado en la Embajada de España ante la Santa Sede el jueves 23 de febrero, se ha presentado la iniciativa #StandTogether, un proyecto internacional y ecuménico a favor de los cristianos perseguidos.

En el acto ha intervenido en primer lugar el Patriarca siro-católico de Antioquía, S. B. Ignace Youssef III Younan, quien ha calificado la situación que está viviendo la región de Oriente Medio como una auténtica pesadilla. También ha señalado que los cristianos de Iraq han pasado en una década de 1 millón a 300 mil y que va a ser difícil que vuelvan cuando llegue la paz si no se les ayuda.

En segundo lugar, ha tomado la palabra el Gran Hospitalario de la Soberana Orden de Malta, S. E. Dominique Príncipe de la Rochefoucaul-Montbel, que ha recordado el compromiso de la Orden con la región de Oriente Medio en donde desarrollan numerosas acciones en el ámbito de la atención médica y otros, en Jordania, Líbano y Palestina desde mucho tiempo atrás. Por esta razón se ha mostrado dispuesto a colaborar con la nueva iniciativa desde el primer momento.

A continuación ha intervenido el director del Centro Internacional de Comunión y Liberación, Sr. D. Roberto Fontolan, quien ha destacado que el objetivo principal del proyecto es difundir entre la opinión pública el testimonio de los cristianos de Oriente Medio para acercarnos mutuamente y para compartir la riqueza y el enorme regalo que supone la vida cristiana en esta región del mundo.

Por último, el CEO de Rome Reports TV, Sr. D. Antonio Olivié, ha destacado el papel de la Fundación Promoción Social de la Cultura como fundador del proyecto y ha explicado los contenidos del sitio web que lleva funcionando desde el pasado noviembre y que ya tiene miles de seguidores en las redes sociales. El sitio va a elaborar y a recoger informaciones de otros medios sobre las minorías religiosas perseguidas y va a cederlos, a su vez, a quienes los quieran difundir.

Finalmente, el Embajador ha ofrecido una recepción a los más de cien asistentes al acto entre los que se encontraban representantes diplomáticos acreditados ante la Santa Sede, miembros de la Curia Romana y periodistas.