El pasado mes de agosto se organizó un viaje de identificación del proyecto «Mejora de las condiciones de vida de la población en el sur de la provincia Sofala (Mozambique), mediante el acceso al agua y saneamiento», con el objetivo de evaluar las necesidades concretas de la región, especificar las intervenciones a realizar, planificar todas las actividades y formular el presupuesto.

En el viaje, además de la técnica de proyectos de la FPSC, participaron dos voluntarios de Canal Voluntarios, una organización formada por trabajadores de Canal de Isabel II Gestión, que colabora con el proyecto, no sólo mediante la financiación económica, sino también prestando apoyo técnico de sus voluntarios y de su propia tecnología.


Este proyecto, que se encuentra en una segunda fase de la convocatoria, cuenta para su ejecución con la contraparte local ESMABAMA, una asociación mozambiqueña que gestiona las cuatro misiones existentes en la región de Sofala, una de las más pobres del país. Las actividades llevadas a cabo en estas misiones tienen como objetivo prioritario la reorganización de las escuelas y centros de salud destruidos durante la guerra civil, intentando garantizar su autonomía económica a través del desarrollo de las actividades agrícolas. Básicamente ESMABAMA divide sus actividades en 3 áreas: educación, salud y seguridad alimentaria. El objetivo del presente proyecto será mejorar el acceso al agua y saneamiento en dos misiones, Estaquinha y Barada, localizadas en distrito de Buzi.

Por ello, se han visitado ambas misiones y, junto con sus responsables y directores de cada escuela y cada centro de salud, se han examinado todas las instalaciones que requerían una rehabilitación o nueva construcción, concretamente fosas sépticas, letrinas y baños. Además, se ha decidido perforar dos pozos en cada localidad para el uso de los estudiantes y de la comunidad. Asimismo, se ha determinado que se organizarán sesiones de sensibilización en higiene, formando a personas concretas, estudiantes y trabajadores de cada misión, quienes a su vez formarán a los miembros de las comunidades locales. De esta forma, además, se logrará que los estudiantes sean parte activa en la sostenibilidad futura de las infraestructuras reformadas o construidas en marco del proyecto.