Los días 16 y 17 de abril se ha realizado un programa de visita e intercambio entre los beneficiarios del convenio “Mejora de la gestión de recursos hídricos en el sector agrícola para garantizar la seguridad alimentaria en Territorios Palestinos y Jordania”, que financia la AECID. A través del programa, dirigido por Palestinian Agricultural Relief Committees (PARC), Jordan Hashemite Fund for Human Development (JOHUD) y FPSC, cinco mujeres palestinas visitaron algunas asociaciones y cooperativas femeninas del gobernorado de Karak y Balqa’a, para intercambiar ideas y conocer lo que se ha realizado hasta ahora en Jordania.


El primer día, se desplazaron a la gobernación de Karak, concretamente a A’ye, Al-Mazra’a y Al-Karak. La primera organización que se visitó fue la Asociación de Mujeres Al-Hezman para el Desarrollo y Servicio Social. La
presidenta de la asociación, Nadera Rawashdeh, explicó todo las iniciativas que han llevado a cabo, como por ejemplo la creación de una fábrica del queso, y habló de los proyectos agrícolas, culturales, de salud, y referentes a asuntos sociales que tienen actualmente en marcha.

La asociación A’y es la única que trabaja en la región, apoyando y asistiendo a las comunidades de tres pueblos, dando dinero a las mujeres para que sean capaces trabajar en casa e incrementar así sus ingresos familiares.

La segunda cooperativa de mujeres que se visitó fue Raedat Al Taghyyer, creada en 2008, y que ha realizado varios proyectos, algunos de los cuales están en marcha, como la formación profesional que se ofrece en el centro de belleza, el curso de costura que está al servicio de la comunidad, y la capacitación en informática dirigida a estudiantes y trabajadores.

La tercera cooperativa, Manshyyah, está dirigida por Sabha Sbehat. Es una organización lucrativa que produce vestidos tradicionales y objetos de plata. Obtiene varias subvenciones de diferentes ONG y es experta escribiendo propuestas, tanto que ha comenzado a formar en esta técnica a otras organizaciones. Desde la cooperativa también se realizan talleres para enseñar a trabajar la plata, proyectos agrícolas y se ofrece formación gratuita en Derechos Humanos.

El segundo día se visitó el gobernorado de Balga’a, concretamente Al-Kafrain y el pueblo Salt.

La primera organización, Kafrain CDC, dirigida por Sirin Al Sharif, es la más importante del área. Han realizado ya varios proyectos y tienen muchos otros en marcha. Lo más destacable es la formación en panadería y el taller de moda Abaya para la comunidad local y la de Amman. Colaboran también con instituciones escolares, agrícolas y que trabajan con refugiados sirios.

La última organización, la asociación de mujeres Basmat Al Khair, está dirigida por Bathena Al Zo´bi, una mujer que se presentó como candidata a las elecciones parlamentarias, lo cual es bastante extraordinario, teniendo en cuenta que pertenece a una región conservadora. Trabaja con la infancia a través de una guardería dentro de la organización; rehabilitan casas antiguas; y tienen diversos proyectos agrícolas. También tienen un programa para los voluntariados a los que proveen de alojamiento y comida.

Lo destacable entre estas organizaciones, tanto lucrativas como sin ánimo de lucro, es que todas tienen la misma meta: apoyar a las familias a través de acciones dirigidas a las mujeres, enseñándoles y dándoles subvenciones para que aumenten sus ingresos familiares.