El pasado 21 de octubre, Soledad Becerril Bustamante, Defensora del Pueblo en España, visitó la clínica de fisioterapia y rehabilitación de la FPSC en el campo de refugiados de Za’atari (Jordania), donde tuvo la oportunidad de conocer el trabajo que se realiza allí, y a algunas de las familias cuyos hijos reciben tratamiento en la misma.

Junto con ella, estuvieron también Santiago Cabanas Ansorena, Embajador de España en Jordania, Vicente Ortega, Coordinador General de la OTC de España, Hovig Etyemezian, UNHCR Zaatari Camp Manager, y Ana Belén Anguita Arjona, UNHCR National SGBV Sub-Working Group Co-coordinator.

Soledad Becerril se interesó por la situación de los refugiados en general, y concretamente sobre el estado y las condiciones en los que viven las personas con discapacidad.

A su llegada a la clínica, el equipo de la FPSC en Jordania formado, por María López de Haro, Jefa de Misión, Arabella Lawson, responsable de child protection y actividades inclusivas, y Nermeen Abu-abeilah, fisioterapeuta, explicó a la Defensora del Pueblo el caso particular de los 4 niños, 3 de ellos con parálisis cerebral, que en el momento de la visita se encontraban en la clínica. Soledad Becerril también se interesó por la situación de las familias de estos niños, y mantuvo una conversación con sus padres.

Asimismo, María López de Haro explicó que la situación entre los refugiados sirios que viven fuera o dentro de los campos es distinta. Con la visita de Soledad Becerril a la ciudad de Madaba, y en concreto al proyecto que la FPSC desarrolla en consorcio con APS, MPDL y RESCATE, podría conocer más en profundidad estas diferencias.

Por último, se hizo hincapié en la necesidad de conseguir fondos para que la clínica, desde la que actualmente se ofrecen sesiones de rehabilitación y fisioterapia para los refugiados con discapacidad, principalmente niños y niñas con parálisis cerebral y espina bífida, continúe prestando servicio.