El proyecto de acción humanitaria “Programa de asistencia sanitaria a las poblaciones víctimas de guerra de los barrios precarios de Abobo y Danga Basfond, (Abidjan, Costa de Marfil)” está financiado por Comunidad de Madrid, y se ejecuta en consorcio con la Asociación Pour Le Développement Social Et Culturel (ADESC) que, desde sus inicios, en 1984, ha considerado la sanidad y la formación sanitaria prioritarias, especialmente en las zonas rurales.

Tras la guerra declarada en el país en 2002, muchas personas se vieron forzadas a desplazarse del norte a la capital para poder sobrevivir. Todas estas migraciones provocaron una situación de caos en Abidjan y la aparición de muchos barrios chabolistas, sin infraestructuras y en condiciones precarias.

Actualmente, muchas zonas de la capital sufren adicionalmente las consecuencias de la crisis post electoral de 2011, como los barrios Abobo y Danga Basfond, y la atención sanitaria precisa de ayuda de emergencia. Desde las elecciones de finales de 2010, los centros de salud dejaron de funcionar, debido a la paralización general de la actividad, incluido el transporte público y de mercancías. Con el aumento de la población, causado por el flujo de inmigrantes, se han desarrollado diversas epidemias. La población hace frente a condiciones de vida infrahumanas y a un elevado nivel de mortalidad, especialmente entre los niños y las mujeres. Por ello, el proyecto que dio comienzo en febrero 2013 pretende proporcionar asistencia médica básica, atendiendo principalmente a los siguientes problemas:

  • Falta de estructuras sanitarias, que imposibilita una atención sanitaria de calidad.
  • Situación de pobreza económica, que impide a la población autofinanciar sus gastos médicos.
  • Carencia de formación sanitaria, que provoca la persistencia de enfermedades prevenibles.
  • Falta de una cultura de higiene y medioambiental, tanto a nivel familiar como comunitario.

Hasta el momento, alrededor de 1.000 personas se han beneficiado de los siguientes servicios médicos: consultas médicas y suministros de los medicamentos; vacunación de los niños como medio de prevención contra las enfermedades de la infancia; formación a las poblaciones sobre los medios para evitar la transmisión de las epidemias; y sensibilización sobre los temas relacionados con la higiene y medioambiente. Durante la ejecución del proyecto, se prevé llegar a cerca de 4.000 de beneficiarios.