Como todos los años, el pasado 11 de octubre el Colegio del Pilar de la ciudad vieja de Jerusalén abrió sus puertas para festejar el Día de la Hispanidad y el Día del Pilar, que se conmemora en España el día 12 de octubre. A la celebración acudieron, entre otras autoridades, el Embajador de España en Tel Aviv, D. Fernando Carderera, el Cónsul General de España en Jerusalén, D. Juan José Escobar, y el Cónsul Adjunto de España en Jerusalén, D. Isidro González, que aparecen en esta fotografía junto a la directora del Colegio, la madre Marta. La recepción reunió a un centenar de personas. Entre ellas, autoridades locales, miembros de otras congregaciones religiosas españolas y latinoamericanas, cooperantes y periodistas españoles, así como al profesorado del Colegio y al grupo de voluntarias que colaboran gratuitamente en su gestión diaria.

El colegio consta de 13 aulas, en las que estudian 210 niñas palestinas, tanto cristianas (30%) como musulmanas (70%) pertenecientes a las familias más pobres de Jerusalén Oriental y alrededores, que reciben enseñanza desde el nivel preescolar al preuniversitario. El currículo impartido sigue el programa del Ministerio de Educación de la ANP y las niñas aprenden cuatro lenguas: árabe, hebreo, inglés y español.


Además de la formación intelectual que se proporciona a las niñas, el Colegio del Pilar intenta inculcarles una formación integral y madurez humana, así como una profunda educación espiritual y axiológica. Para ello, se favorecen las buenas relaciones interpersonales y de cooperación entre las niñas y las maestras, tanto cristianas como musulmanas. De esta forma el Colegio intenta contribuir a la creación de una sociedad más tolerante y fraterna, empezando desde la infancia. Esta formación integral de las niñas ha de repercutir en beneficio de sus respectivas familias, pobres o con escasos recursos en su mayoría, aunque también hay algunos casos de orfandad y de familias problemáticas que reciben atención especial en tres residencias gestionadas por las Misioneras Hermanas del Calvario.


Ante la necesidad de ampliar el número de aulas –al aumentar el número de alumnas– la Custodia de Tierra Santa cedió y acondicionó dos inmuebles adicionales. Entre los años 2003 y 2011 la FPSC acometió importantes obras para la renovación integral de sus infraestructuras gracias la subvención concedida por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), para el periodo 2003-2005, la Fundación Reina Sofía, 2008-2011, y la Comunidad de Madrid, 2010-2011, que además han contribuido a la mejora de la calidad de la educación. A día de hoy, la Obra Pía y la Custodia de Tierra Santa siguen cediéndole el usufructo del complejo de forma gratuita para la realización de su misión educativa.


El Colegio de Nuestra Señora del Pilar fue creado a raíz de la fundación de una casa de las Religiosas Misioneras Hijas del Calvario dentro de la ciudad vieja de Jerusalén en 1922. Al año siguiente, el Gobierno español les concedió el usufructo de la “Casa de España”, un inmueble que la Obra Pía había adquirido durante la regencia de Isabel II. La Casa servía como sede del Consulado General de España, y siguió operando como tal hasta 1949, en que éste pasó a ocupar otro edificio extra muros de la ciudad vieja. El 26 de Enero de 1923, el Cónsul General de España en Jerusalén y el Procurador General de Tierra Santa acordaron la apertura de una escuela que impartiera educación de calidad a las niñas más desfavorecidas de la ciudad. Desde entonces sobre el Colegio ondea la bandera española en la ciudad vieja de Jerusalén.