En el año 2003, Israel comenzó a construir el muro de separación en la aldea de Al Naby Elias, cercana a Qalquilia, asolando, para ello, decenas de hectáreas de terrenos de cultivo. En el año 2006 el Tribunal Superior de Justicia Israelí ordenó modificar el trazado del muro de separación acercándolo a la frontera establecida en 1967, y liberando así los terrenos de cultivo.

El Convenio «Mejora de la Gestión de los Recursos Hídricos en el sector agrícola para garantizar la seguridad alimentaria en los Territorios Palestinos y Jordania», financiado por la AECID, y que ejecuta la FPSC con su socio PARC, ayuda a los agricultores de este pueblo a la recuperación de los terrenos agrícolas. Para ello, se han instalado de 6 km de tuberías y una estación de bombeo, y se ha construido una cisterna de 1000 m3. El agua se bombea desde un pozo cercano al tanque y se distribuye a los agricultores, según la regulación establecida por una asociación de regantes constituida en el marco del Convenio.

Todas estas mejoras han permitido a los agricultores la introducción de nuevos tipos de cultivo de regadío en una superficie total de 70 hectáreas. Donde se plantaban solamente olivos ahora se plantan nuevas variedades de árboles, como almendros y cítricos, y se está introduciendo el uso de invernaderos. Al haber más agua disponible, las posibilidades de los agricultores aumentan, lo cual incide muy positivamente en los ingresos de las 53 familias beneficiarias del proyecto.