El pasado 11 de febrero, la Presidenta de la Fundación, Pilar Lara, la Secretaria General, Mónica Bohigues, y la Directora de Relaciones Institucionales, Blanca de Mesa, iniciaron una visita al Líbano de una semana, en la que se reunieron con numerosos directivos de organismos internacionales, así como los socios locales de la Fundación.

 

Desde la oficina de la FPSC en Beirut, junto con los socios locales y con el personal de la Fundación expatriado en ese país, se comprobó la marcha de los proyectos de cooperación que la FPSC está implementando en el Líbano.

 

La compleja situación del Líbano en los últimos meses ha hecho que la respuesta al problema de los refugiados sirios allí desplazados sea hoy una prioridad máxima para todos los actores de la cooperación al desarrollo.

 

Los 900.000 sirios que hoy están en el Líbano, son el 20% del total de la población libanesa. Es un porcentaje demasiado alto para ser absorbido sin que surjan conflictos sociales. La estrecha relación de las poblaciones de los dos países ha permitido que hasta ahora, los refugiados sirios hayan podido integrarse en la sociedad libanesa, pero esto ya no es posible y la comunidad internacional tiene que responder a esta emergencia.

 

La Fundación ya está trabajando para aportar nuestra ayuda y experiencia para que estas familias puedan lo antes posible, alcanzar unas condiciones de vida básica, por lo menos, hasta que termine el conflicto en su país.