Con motivo del Día Internacional de la Mujer, celebrado en todo el mundo el 8 de marzo, publicamos la entrevista realizada a Nadia Harb, activista por los derechos de la mujer y la igualdad de género, y que ha apoyado una variedad de iniciativas para empoderar a las mujeres rurales palestinas, socialmente, económicamente y políticamente.

Es la Directora General de la Rural Women Development Society (RWDS) desde 2009.

Participó como ponente en el Seminario CEMO: “Los derechos de las mujeres en las zonas rurales de Palestina desde la perspectiva de la cooperación”, organizada por la Fundación Promoción Social en Casa Árabe de Madrid el 28 de junio de 2018.

RWDS es uno de los socios locales de la Fundación Promoción Social para el convenio “Mejora de la capacidad de resiliencia de las comunidades rurales de Nablus y Jan Yunis promoviendo su acceso a un desarrollo rural sostenible y con equidad de género”. Este acuerdo, entre otros objetivos, promueve la accesibilidad de las mujeres rurales a los recursos naturales y el mejoramiento de sus capacidades productivas e institucionales a través del acceso a la producción agrícola y técnica, especialmente a través de cooperativas. En el marco del nuevo acuerdo, se fomentará la conciencia pública sobre la igualdad de género y el acceso a los derechos. Este acuerdo está financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

FPS: ¿Cuál es el papel de RWDS en Palestina?

NH: RWDS tiene una presencia fuerte y respetada entre las comunidades rurales de base, con más de 3.000 miembros femeninos que forman una red de 58 clubes de mujeres. Es esta estructura única, la amplitud geográfica y el gran núcleo de voluntarios dedicados lo que distingue a la RWDS de otras organizaciones de mujeres palestinas.

Promovemos los derechos de las mujeres rurales al fomentar espacios de empoderamiento y apoyo dentro de sus comunidades locales. Esto se logra a través de los clubes, que destacan la valiosa contribución de las mujeres a la sociedad palestina y al diseño de proyectos innovadores en los temas de empoderamiento económico, participación política y social y prevención de la violencia. Utilizamos la educación y la participación comunitaria, así como la movilización, el desarrollo de habilidades y la promoción, como herramientas para convertir a las mujeres en líderes fuertes, comprometidos y capaces.

FPS: ¿Por qué es tan importante empoderar a las mujeres en este contexto?

NH: Aunque las mujeres compartenjunto con los hombres todas las luchas políticas y sociales, y a pesar del hecho de que el presidente palestino ha firmado la totalidad de los acuerdos internacionales que promueven la justicia y la igualdad para las mujeres (como el CEDAW, que exige la plena igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida, y la UNSCR 1325, que exige la protección de las mujeres durante los conflictos armados y la participación de las mujeres en todas las negociaciones que tienen como objetivo poner fin a la guerra y los conflictos, entre otros acuerdos), estos acuerdos nunca se han hecho cumplir, incluida la versión modificada de la Ley del estatuto personal y la ley sobre la protección de la familia contra la violencia, entre otras leyes.

RWDS continúa trabajando para empoderar económicamente a las mujeres rurales a través de su apoyo como individuos y grupos facilitando acuerdos entre las cooperativas de mujeres y las empresas del sector privado, para garantizar mejores condiciones de trabajo y que sus productos se comercialicen. Además, RWDS trabajó para aumentar la participación de las mujeres en cooperativas de sexo mixto y asegurar su acceso a los puestos de toma de decisiones.

Hemos unido fuerzas con grupos de mujeres activistas en la campaña para la implementación de la Ley de Salario Mínimo y la aplicación de leyes que protejan los derechos de las mujeres. Contribuimos activamente a la preparación del informe paralelo que evalúa la actuación del gobierno en el acuerdo CEDAW y jugamos un papel importante en el plan estratégico sobre género para el Ministerio de Gobierno Local y el plan estratégico para el Foro para contrarrestar la violencia contra la mujer.

Mientras tanto, RWDS continuó coordinando y creando redes con instituciones de mujeres en el mundo árabe y los países vecinos. Por ejemplo, nos unimos a la red de “Ro’a”, que nos permite intercambiar experiencias y buscar leyes más justas a la vista de una estructura cultural similar.

FPS: ¿Cuáles son los “clubes de mujeres” y cómo están cambiando las comunidades rurales?

NH: Nuestros clubes de mujeres están en el centro de nuestro trabajo. Desde 1987, RWDS ha establecido 58 clubes en toda la Cisjordania ocupada y la Franja de Gaza, ofreciendo espacios únicos para que las mujeres se reúnan, aprendan, se organicen y trabajen juntas.

Cada club RWDS es una organización comunitaria semiautónoma (CBO) con su propia estructura y sistema operativo. Los clubes se centran en actividades que responden específicamente a las necesidades de las mujeres en la comunidad local, mientras que la afiliación a la red RWDS crea oportunidades para que los clubes participen en proyectos más grandes y campañas políticas.

FPS: Trabajando con RWDS, ¿cuál es el logro del que está más orgulloso?

NH: Uno de los más conmovedores para mí es el trabajo realizado en Belén, que empodera económica y socialmente a 20 mujeres en Al Walaja, proporcionándoles los aportes y el conocimiento necesarios en el diseño de jardines y cultivos a través del reciclaje y el empleo de prácticas respetuosas con el medio ambiente. Con esto, pudieron usar lo que estaban produciendo, preparar alimentos saludables y nutritivos, y proporcionarles los ingresos necesarios para darles independencia económica, que también es un catalizador para el empoderamiento social.

FPS: ¿Podría decirnos un momento en el que realmente sintiera que el trabajo de RWDS mejoraba las vidas personales de las mujeres?

NH: Una de nuestras historias exitosas es la de Rasha Hajajelj, ella es del pueblo de Al Walajeh , ubicado al suroeste de Jerusalén y miembro activo de nuestro club de mujeres allí. La conocimos cuando estaba participando en uno de nuestros proyectos recibiendo capacitación en reciclaje y reutilización. Después asistió a varios talleres sobre agricultura orgánica y procesamiento de alimentos, además de diseño de paisajes. Este conocimiento la llevó a diseñar su propio jardín con neumáticos viejos.

“Con mi esfuerzo y el apoyo de mi familia, lo que produzco en mi jardín nos ha permitido ser autosuficientes, ya que no necesitamos comprar verduras del mercado, lo cual es un alivio, especialmente porque mi esposo no puede trabajar debido a un accidente. Traté las enfermedades naturales que afectan a los cultivos con un producto libre de química, produciendo vegetales orgánicos que son seguros para el consumo de mi familia. Ahora quiero ampliar el trabajo en mi jardín y necesito apoyo para cultivar a una escala más grande”.

Rasha es muy artística y tiene muchas otras habilidades, entre ellas, hacer jabón natural con las hierbas que cultiva en su jardín, que se pueden usar en el tratamiento de problemas de la piel porque usa ingredientes naturales y sin química. Su jardín se ha convertido en una atracción para los visitantes de Palestina y del extranjero, y las imágenes de su jardín se han exhibido en el extranjero, algo que se ha reflejado positivamente en su pueblo y las áreas circundantes. A fines de 2017, Rasha recibió una subvención de RWDS y PARC para desarrollar su negocio de jardinería doméstica para lograr que otras mujeres repitieran este proyecto en otras áreas y ayudarlas a diseñar sus jardines.

FPS: ¿Qué le diría a alguien que no cree que las mujeres puedan desempeñar un papel clave en la toma de decisiones?

NH: Tenemos muchos modelos y ejemplos de mujeres palestinas que tuvieron éxito y son verdaderas líderes. Al brindarles a las mujeres las herramientas y el apoyo necesarios, podemos desempeñar un papel importante en la toma de decisiones.