La Fundación Promoción Social comenzó a realizar actividades de salud mental en la región de Bekaa en el Líbano en 2015. Desde entonces, el personal del Centro Comunitario de Salud Mental de Zahle ha atendido a ciudadanos sirios y libaneses, incluidos niños y adolescentes (de 5 a 17 años de edad), sufriendo una gran variedad de problemas de salud mental.

Los niños que están expuestos a situaciones difíciles y estresantes (como la muerte de los padres u otros miembros de la familia, la separación, el desplazamiento, el ser testigos de eventos traumáticos, la violencia, los conflictos en la familia o la comunidad y la pobreza), así como los niños que nacen con discapacidades del desarrollo, pueden tener problemas de conducta o psiquiátricos que requieren apoyo adicional y/ o atención especializada.

Uno de estos niños es Buthaina, una niña de 13 años, que ha vivido la mayor parte de su vida en un centro de SOS Aldeas Infantiles donde ingresó poco después de que sus padres se divorciaran. Buthaina fue diagnosticada en el centro de Zahle con un trastorno de conducta y se le prescribió Risperidona con terapia.

Las personas que son atendidas en el Centro Comunitario de Salud Mental se identifican de una de las siguientes formas:

  1. La persona puede ser una “persona sin cita”, por lo cual la persona entra sola o con un cuidador;
  2. La persona puede llamar la atención del personal a través de una sesión de sensibilización o divulgación en un asentamiento informal u otra comunidad;
  3. La persona puede ser derivada para atención especializada por el médico de cabecera u otra ONG.

El Centro de Salud Mental (CMHC) es un equipo multidisciplinar de salud mental, compuesto por cases managers (trabajadores sociales en su mayoría), enfermeras, psicoterapeutas y un psiquiatra.

Cuando un niño o adolescente acude al CMHC con un problema, se le asigna un case manager de Salud Mental que es responsable de realizar una evaluación inicial, proporcionando apoyo psicosocial (centrado en respaldar y mejorar aspectos de la situación o el entorno que afectan tanto a la situación social como al bienestar psicológico del niño), que proporciona psicoeducación al paciente y la familia sobre preocupaciones importantes (incluidas las capacidades parentales), y aborda cualquier necesidad de derivación de asistencia básica, salud y protección. Estos son los tipos de intervenciones que inicialmente se centran en el tratamiento de niños y adolescentes.

Otra función importante del case manager de salud mental es la derivación del beneficiario a un especialista.

Cuando un niño o adolescente tiene síntomas de salud mental o problemas de conducta que son más graves, ese paciente puede ser remitido a un psicoterapeuta para una evaluación adicional y atención especializada. Este facultativo generalmente ve al beneficiario de 6 a 10 veces, según la necesidad y el tipo de intervención psicológica utilizada. Si el psicoterapeuta cree que el niño o adolescente también puede necesitar medicamentos para tratar ciertos problemas graves, remitirá al paciente a una evaluación psiquiátrica.

El psiquiatra evaluará al paciente y, en casos limitados, le recetará medicamentos. Cada una de estas consultas cumple una función muy específica en la evaluación, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de aquellos (incluidas niños y adolescentes) con necesidades de salud mental graves, complejas o permanentes.

Desde el comienzo del proyecto MADAD: “Reducir las barreras económicas para acceder a los servicios de salud en el Líbano (REBAHS) de la UE en marzo de 2018, 98 niños / adolescentes (35 niñas y 63 niños) han sido evaluados y tratados en la Clínica de Salud Mental en Zahle con enfermedades que incluyen: discapacidad intelectual, epilepsia, autismo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) , trastorno de conducta, problemas de aprendizaje (como dislexia), esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático y trastorno de adaptación.

El proyecto está financiado por la Dirección General de Vecindad y Negociaciones de Ampliación (DG NEAR) de la Comisión Europea y se basa en el objetivo general del Fondo Fiduciario Regional de la Unión Europea en Respuesta a la Crisis Siria (“Fondo MADAD”) de responder a las “necesidades de los refugiados de Siria en los países vecinos, así como de las comunidades que acogen a los refugiados y sus administraciones, en particular en lo que respecta a la resiliencia y la pronta recuperación”.