El 4 de diciembre del año 2000 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución 55/76, en la que declaró el 20 de junio Día Mundial del Refugiado, haciéndolo coincidir así con el aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

Hoy, cuando se cumplen 18 años de esta declaración, Promoción Social vuelve a unirse al deseo mundial de conmemorar la fuerza, valor y perseverancia, y de mostrar su apoyo a todas las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares para salvar sus vidas.

En la actualidad, el compromiso de Promoción Social con los refugiados se materializa en Jordania (en los campos de Za’atari y Azraq) y en las Gobernaciones de Zarqa, Mafraq y Balqa, y en comunidades de acogida de Líbano, por ser ambos países receptores de miles de personas que huyen del conflicto que se inició en Siria en el año 2011.

Con el triple objetivo de salvar vidas, aliviar el sufrimiento y salvaguardar la dignidad humana, las acciones de Ayuda Humanitaria de Promoción Social se dirigen principalmente a los colectivos más vulnerables, menores, personas con discapacidad, ancianos y mujeres, por ser quienes padecen con más rigor las consecuencias de los conflictos armados.

En Líbano, se trabaja en beneficio de la población siria refugiada y la población libanesa residente en las comunidades de acogida, mediante dos líneas de actuación. La primera de ellas tiene como finalidad mejorar el bienestar de los refugiados sirios y población vulnerable mediante la provisión de servicios de salud y apoyo psicosocial (MHPSS) en Zahlé (Valle de la Bekaa). Esta acción se enmarca en el proyecto «Reducir las barreras económicas para acceder a los servicios de salud en el Líbano (REBAHS Líbano)», financiado por el Fondo Fiduciario Regional de la Unión Europea en Respuesta a la Crisis Siria (Fondo MADAD), que tiene como objetivo mejorar el acceso a servicios de salud de calidad en atención primaria, salud comunitaria y salud mental para refugiados sirios y otras poblaciones vulne